María Aranguren

   

 

Aprendo a mirar cuando dibujo. Y, en el mirar, aprendo de los objetos, los seres, el paisaje. Ilustrar me permite fabricar una perspectiva acerca del mundo, adoptar una manera de acercarme al otro. Al igual que la poesía, el dibujo configura. Da forma a las relaciones de los elementos que están a mi alrededor. Me enseña a relacionarme también con esos elementos.

Al dibujar uno puede ser más consciente de cómo construimos la imagen de lo que vemos, los detalles que componen cada elemento, la partícula que contiene el todo y el todo que contiene la partícula. Durante mucho tiempo, preferí dibujar con tinta china, en blanco y negro. Punto por punto. Línea por línea. Ahora me divierte incluir el color, el lápiz negro. Cada material aporta sus luces y sus sombras a la imagen. En cada dibujo mi mirada se esfuerza. Mi mano se esfuerza. Mi cuerpo, también, se esfuerza. Eso me gusta.

En mi lenguaje imaginario abundan las plantas, las flores, los animales, los niños. La ilusión, el abrazo, la ternura. El contacto entre muchos. La necesidad del grupo, la interdependencia y conexión entre unos y otros. La partícula que contiene el todo. El todo que contiene la partícula.

 

e-mail: maria.aranguren@yahoo.com
Web: https://itinerariodelojo.blogspot.com/
Instagram: @maria_aranguren_